Creo en el poder de las piedras y cristales…

Cada vez que veo mis gemas y cristales me pregunto, cómo es posible que tanta belleza emerja desde lo más profundo de la tierra, donde existe la más absoluta oscuridad y las condiciones hostiles más extremas; es en ese momento cuando entiendo que todo lo bello y valioso, es invisible a los ojos y muchas veces se forja en la oscuridad, como el nacimiento de una planta en el interior de la tierra, o la gestación de un bebé en el vientre de su madre. Sin embargo, el valor de estas piedras, no reside en su belleza superficial, sino en la energía que son capaces de emanar, absorber y transformar, así como en los mensajes que guardan del corazón de la tierra.

Las gemas y cristales, son una muestra brillante de las fuerzas físicas, químicas y tectónicas extremas que operan en la profundidad del planeta. El resultado de estas fuerzas, les otorgan la asombrosa capacidad de absorber, almacenar, reflejar e irradiar luz en forma de campos inteligentes de energía estable que incrementa el flujo de fuerza vital en los cuerpos físicos y sus centros de energía (llamados también chakras). Esta es la razón por la cual, desde tiempos muy antiguos, se utilizaban no sólo como joyas o elementos de adorno, sino también como instrumentos de sanación e incluso de conexión con lo divino.

Cuando miro mis gemas y cristales, no sólo pienso en su belleza, en su energía y su poder de sanación, sino también en el mensaje que me quieren transmitir; ese mensaje que me dice que, así como las capas de la tierra, una a una las mías deben ir cayendo para llegar a mi único centro y escuchar lo que me dice el corazón… Son esas capas que nos vamos poniendo con el tiempo y la vida, las que bloquean nuestros centros de energía, impidiendo que nuestra verdadera luz salga a relucir. Es así que, creo en la energía sanadora que emana la tierra. Creo que todo lo que nace de ella, está ahí para sanarnos y encontrar balance. Creo que somos parte de algo más grande que nosotros mismos. Creo en los mensajes que nos manda el universo y el Creador en cada una de sus obras. Creo en el poder de las piedras y cristales.

Hoy es noche de luna llena, y no hay mejor momento para purificar y potenciar la energía de nuestros cristales que este. Si guardas contigo algunos de ellos, sácalos a tu ventana o a tu patio y permite que hoy duerman bajo su luz. Medita con ellas primero, en las energías que quieres bloquear y en las que quieres te acompañen en este ciclo y luego muy temprano al día siguiente, prográmalas mentalmente para que trabajen en tu intención.

Feliz noche de luna llena,

Mary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *