Más allá de los equipos de trabajo… Equipos de vida

Esta semana, dos preguntas para el debate publicadas en el fan page de un programa de televisión, llamaron mi atención. Las preguntas fueron: ¿Por qué hoy en día la cantidad de divorcios se ha elevado tanto? ¿Cuáles creen son las causas de este hecho? Leyendo las respuestas, todas aludían a la falta de 5 condiciones básicas, que resultaron siendo las mismas condiciones  para que se dé el trabajo en equipo en las organizaciones, competencia que hoy en día es tan bien valorada ya que mejora el desempeño de los trabajadores y por lo tanto niveles de producción. Hasta aquí, podría sonar un tanto descabellado hacer una relación de esta competencia organizacional con el divorcio, pero si hacemos un análisis y llegamos a poner en una misma cara de la moneda organización y matrimonio, veremos que comparten muchos puntos en común, empezando porque ambos forman dos tipos de sistemas insertos en una misma sociedad.

 Un análisis en retrospectiva…

Si hablamos de matrimonio, es importante primero hablar del papel de lamujer, sobretodo porque este ha cobrado tal relevancia en la sociedad actual, ya que ha logrado ocupar el mismo pedestal que el varón.  Inconscientemente (y muchas veces de manera manifiesta) tanto hombre como mujer se encuentran en una lucha de poderes, una lucha por imponer su propia individualidad, necesidades e intereses, sea en el ámbito laboral y/o familiar. El papel de la ama de casa, dependiente del marido como proveedor de alimento y seguridad ha sido desplazado en su casi totalidad para dar lugar al papel de la mujer independiente , profesional y autosuficiente, es así que actualmente en la mayoría de familias ambos padres son profesionales y trabajan, dejando las tareas domésticas y el cuidado de los niños a terceros, lo cual conlleva a una serie de conflictos al interior del seno familiar, trayendo como consecuencia en la pareja separaciones y divorcios y en los niños problemas de conducta y/o aprendizaje. Hasta aquí, esto pareciera ser la principal causa del tema que nos avoca y la única culpable, la mujer, tan sólo por querer trascender lo que alguna vez se le impuso como límites; sin embargo, no hay que caer en la auto indulgencia porque bien sabemos que esto no es así.

Como sabemos el matrimonio y las organizaciones forman parte de un sistema, y si algo en ese sistema cambia, todo se afecta, por lo tanto ese cambio no sólo se ha producido a nivel del rol que cumple la mujer hoy en día, sino también del propio hombre, de las familias y organizaciones que forman parte de ese sistema en el que estamos inmersos, llamado sociedad.

Organizaciones como familias han sufrido grandes cambios desde hace décadas. Así como se comenzó a valorar el papel de la mujer dentro del seno familiar y también laboral, cambiando una serie de percepciones y estructuras dentro de estos dos sistemas, las organizaciones como tal, también han sufrido grandes cambios; uno de ellos fue la valoración del capital humano por encima de los niveles de producción capitalistas, lo que obligó a adoptar un nuevo paradigma en la gestión de sus procesos y a generar una nueva estructura organizacional más acorde a estos cambios: A grandes cambios, nuevas estrategias. Pareciera que cada vez son más  las organizaciones que poco a poco van insertando esta nueva gestión del recurso humano a sus procesos y estructura así como lo hicieron con el nuevo rol de la mujer; sin embargo ¿qué pasa con la sociedad del matrimonio, que se resiste aún a sus propios cambios? Los cambios se dieron, pero parece ser que las estrategias no funcionaron.

Siguiendo la analogía anterior,  creo que es importante ver al matrimonio como una organización moderna, que ante los cambios y nuevas demandas de la sociedad a la cual dirige sus bienes y servicios, se ve obligada a adaptarse a esas circunstancias para ir modificando sus procesos, su estructura y gestión con el fin de poder satisfacerlas. Es así que el matrimonio tampoco es estático, aún antes de la venida de los hijos, pasa por etapas que van modificando sus estructuras internas y externas de comportamiento. En mi caso, provengo de un matrimonio tradicional donde papá es profesional y trabaja , mamá también es profesional pero decidió dedicarse a las labores del hogar, actualmente ya están cerca a cumplir 30 años de casados y desde mi posición de hija mayor, como espectadora afortunada en primera fila de todos esos años juntos, tengo la seguridad de que la fórmula mágica que funcionó para ellos no funcionaría para otras parejas aún en la misma situación, porque ninguna relación de pareja es igual a la otra, y mucho menos aún para las parejas modernas que están inmersas en una realidad distinta.

La nueva sociedad del matrimonio: Funcionando como equipo

Dejando de lado las etiquetas, “pareja tradicional”, “pareja moderna”, y volviendo al asunto principal, ¿Cómo es que el matrimonio debería funcionar como una organización? Mi respuesta es, siendo un equipo, sin embargo no pretendo se vea como la “solución” o la “fórmula mágica” para tener éxito y asegurar su perpetuidad, pero si como una herramienta importante que va ayudar definitivamente a gestionar  mejor nuestra vida de pareja y familia. El éxito finalmente en nuestras relaciones es determinado por la genuinidad de nuestros sentimientos y la certeza de nuestras decisiones, y es que para mí el amor de pareja implica sentimiento y decisión, más allá de la gestión que podamos tener en nuestra relación, pero eso es un tema aparte.

Volviendo al punto inicial que generó todo este análisis, estas 5 condiciones que suelo tomar como punto de partida para introducir el tema de trabajo en equipo (5 C´s) a mis alumnos de la universidad, y que en este artículo considero también fundamentales para el trabajo en pareja y familia, son las siguientes:

  1. Comunicación.La existencia de una comunicación eficaz tanto en los equipos de trabajo como en la pareja y familia, es fundamental para que la dinámica fluya, y tanto sentimientos, opiniones, problemas como soluciones se expongan en la mesa, de forma adecuada.  Hay que ver a la comunicación como el hilo que conecta a cada uno de los miembros al interior de la familia y si en una de sus conexiones se rompe, todo el sistema se ve afectado.
  1.  Compromiso.Un término que va más arraigado con nuestros valores, y que al parecer hoy en día en nuestras relaciones de pareja se ha visto vulnerado. Si no existe compromiso ya sea por nuestro trabajo o por nuestra pareja, ante la primera dificultad desfallecemos y optamos por tirar la toalla, y esto es algo que hoy en día se ha vuelto tan común de observar, sobre todo cuando nos enteramos de matrimonios que fracasan a los 6 meses o 1 año de casados.
  1.  Complementariedad.Muchas parejas deciden casarse pensando que encontraron al complemento perfecto en sus vidas, “su media naranja”; sin embargo llegado el momento descubren que eran todo lo contrario. Que los miembros de un equipo posean habilidades complementarias o congruentes es fundamental para el logro de objetivos, así mismo lo es para una pareja cuando ambos poseen características y objetivos de vida que se complementan y confluyen en la misma dirección.
  1. Coordinación. Un término que se relaciona con organización, integración, y con la estructura en sí al interior del equipo y que finalmente va a facilitar que la dinámica sea aún mucho más efectiva. En la relación de pareja, sea cuando existen o no hijos de por medio, esto tiene que ver con la gestión de tiempos, y cuan bien organizados se encuentran para compartir actividades juntos y en la forma en que son llevadas a cabo. En la crianza de los hijos, además estaría relacionado al estilo de liderazgo que ambos padres adopten.
  1. Confianza.El ingrediente final y no menos importante, hasta podría decir el más importante. En toda relación, sea de equipo o pareja, la confianza es fundamental porque es el soporte sobre el que construimos lazos fuertes para construir en el caso de la pareja un hogar o familia y en el caso de los equipos una sinergia positiva que da como resultado el logro de objetivos. Sin la confianza, somos como seres aislados, incapaces de dar y recibir a cambio.

Finalmente no fue del todo ilógico llegar a esta analogía, ya que tanto la pareja como los equipos en las organizaciones trabajan en conjunto para sacar adelante un proyecto, que puede ser de corta o larga duración para una organización, pero podría volverse el proyecto de vida para una pareja.

Mary Rodriguez – Psicóloga y Coach Ontológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *