Confío en mi, porque así como todo pasa, todo sana y todo cambia… yo también. 

Confío en mi cuando aprendo a escucharme, porque en el sonido de mi voz, reconozco mi propia verdad. Confío en mi cuando suelto lo que me ata, porque en la liviandad de mi ser puedo empezar a volar. Confío en mi cuando dejo de querer tener la razón, porque entendí que tener paz es lo Leer másConfío en mi, porque así como todo pasa, todo sana y todo cambia… yo también. […]

Trenza tu tristeza…

“Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello, de esta manera el dolor quedaría atrapado entre ellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo. Había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, Leer másTrenza tu tristeza…[…]

Más que llegar a la meta, nos descubrimos camino a ella

A veces nos apegamos tanto a los resultados, que nos frustramos muchísimo cuando no logramos lo que esperamos, sin darnos cuenta, que independientemente del resultado, algo maravilloso ocurre en ese camino. Préstale atención, y dime si de aquí a la meta, lograda o no, tu sigues siendo el mismo de antes. Valora lo que descubres Leer másMás que llegar a la meta, nos descubrimos camino a ella[…]